Fundación ProAves – por las aves y su hábitat en Colombia

  • Español
  • Inglés
  • Español
  • Inglés

Adiós “Gonza”, guardián del Loro orejiamarillo

11 enero, 2021

  • Español
  • Inglés

Gonzalo Cardona Molina, más conocido como Gonza, nació y se crió como ayudante de granja en Roncesvalles, Tolima. Desde el primer momento en que se enteró de la necesidad de apoyar a la conservación de un loro que vivía en las palmas de cera y que lo acompañaba cada día, él decidió dedicarse a protegerlo y a salvarlo de su extinción. Gonza no dudo en consagrar su vida salvando al Loro orejiamarillo (Ognorynchus icterotis), una especie majestuosa y carismática de Colombia.

La especie estuvo al borde de la extinción en 1999. Los últimos 81 individuos del Loro orejiamarillo apenas sobrevivían en la Cordillera Central de Roncesvalles y, con las campanas de alarma sonando, era evidente que se necesitaban acciones urgentes para salvar a la especie, ante lo cual, solo una persona más que cualquier otra dio un paso al frente para responder al llamado y salvarla: Gonzalo Cardona Molina.

Durante más de 20 años, Gonzalo acompañó incansablemente a estos loros para asegurarse de que no fueran cazados y su hábitat no fuera destruido. Lo hizo de una manera carismática en un momento de inmenso peligro e incertidumbre. Constantes batallas y escaramuzas entre militares y guerrilleros lo colocaban en situaciones que amenazaban su vida, pero lo más importante para él era que los loros estuvieran a salvo.

Las amenazas no fueron solo para el loro, sino para Gonzalo personalmente. En ocasiones había sido amenazado por muchos bandos incapaces de comprender su amor por la especie y su desinterés en la política. Los eternos enemigos de la paz, asumieron que él tenía otros motivos, cuando simplemente estaba impulsado a hacer algo diferente.

En sus últimos días, durante el pasado mes de diciembre, Gonzalo alcanzó a realizar el último censo nacional del Loro orejiamarillo y la Cotorra Coroniazul, su libreta arrojaba un número aún impresionante para él mismo: 2.895 loros en Roncesvalles. La alegría desbordó su corazón con el orgullo del deber cumplido.

Hoy Colombia no solo perdió otra vida preciosa, Roncesvalles perdió a un líder ambiental y al mejor de sus hijos, su familia a un ser muy amado y nuestro Loro orejiamarillo a su padre y salvador.

ProAves y todo su equipo expresamos nuestra solidaridad con su familia, sus seres queridos y toda la comunidad de Roncesvalles, Tolima, en donde su huella permanecerá para siempre.

Descansa en paz, Gonzalo.