Fundación ProAves – por las aves y su hábitat en Colombia

  • Español
  • Inglés
  • Español
  • Inglés

Cristian Vásquez, un guardabosques feliz

  • Español
  • Inglés

Cristian Andrés Vásquez Bermúdez es uno de los guardabosques de la Reserva ProAves El Dorado. Este joven agricultor, nacido en el municipio de Támesis en el departamento de Antioquia, desde hace ocho años le mete toda su berraquera a la protección y conservación de la naturaleza y sus animales.

Sus inicios como guardabosques se dieron en la Reserva de Jardín, Antioquia, a donde llegó por medio de otra corporación, Corantioquia. “Me buscaban para hacer pequeñas hectáreas para que los animales comieran, y dado mi buen trabajo y al ver que me gustaba el campo, me pidieron la hoja de vida y a los seis meses me llamaron de la Fundación ProAves para ser guardabosques. ¡Hasta el momento estoy feliz!”

Felicidad que con el pasar de los años se ha hecho más fuerte, y, que siempre la demuestra, incluso, se hace más evidente en las primeras horas del día. El café en las mañanas es su mejor ‘Buenos días’, es su vitamina para disponerse a vivir en son de la conservación de la Reserva. “Después de tomar el café me dispongo a realizar el recorrido de linderos en campo, monitoreos de loros y hasta realizar los nidos para el cuidado de las aves y entre otras necesidades”.

El amor por la naturaleza y los animales le nació desde que está en la Fundación, antes, según él, no contaba con el conocimiento para cuidarlos. “Me consideraba una persona muy destructora con la naturaleza, porque a pesar de que soy agricultor, antes quitaba toda la naturaleza para sembrar cultivos de papa y mora, y ahora ya no es así, trabajo para la conservación”.

Para Cristian todo su proceso en la Fundación ha sido una experiencia gratificante, pero recuerda con gran orgullo la que tuvo que vivir en su casa actual, la Reserva ProAves El Dorado: “lo más emocionante ha sido el ser partícipe del redescubrimiento de la especie de Colibrís en los Nevados”.

En sus ocho años como guardabosques su mayor aprendizaje ha sido comprender que el reto más visible es generar un sentido de conservación en la comunidad.  “Es importante cuidar los hábitats de las especies para que no se extingan, y no perdernos la oportunidad de ver la belleza en la gran variedad de especies”.

La Fundación ProAves exalta y aplaude la entrega y dedicación de los guardabosques que día a día viven por el bienestar de nuestras Reservas.