Arriba
X portada
portada

Expedición ProAves resuelve el misterio del Tapaculo

                     

Miércoles 10 de febrero de 2010.

Expedición de ProAves resuelve el misterio del Tapaculo

Los Tapaculos (género Scytalopus) es considerado uno de los grupos de aves más difíciles de identificar, en gran medida, porque su apariencia es considerablemente similar, pero su voz es una de las principales claves para distinguir y diferenciar los diferentes grupos taxonómicos.

En las últimas décadas y gracias al aumento de las grabaciones de los cantos de estas particulares aves realizadas por los ornitólogos ha revelado la gran diversidad de especies Tapaculos, el número de especies reconocidas ha pasado de diez hasta hace 10 años a casi cuarenta en la actualida; por ejemplo, en el 2008, un proyecto de ProAves dio como resultado el descubrimiento de una nueva subespecie el Scytalopus griseicollis gilesi, dicho descubrimiento alertó a los ornitólogos de que otras cuatro poblaciones no habían sido descritas en Colombia y Venezuela. Aún varias especies complejas que quedan por resolver así como nuevas especies y subespecies por describir.

El Tapaculo Páramuno (Scytalopus canus), es común en la vegetación arbustiva de los páramos de los Andes del norte de Colombia, Ecuador y norte del Perú. Fue descrita, hace 95 años, por Frank Chapman, basándose en diez muestras recogidas a 3.810 metros sobre el nivel del Mar en el Páramo de Paramillo, en la Cordillera Occidental de Antioquia, Colombia. Desafortunadamente este sitio fue inaccesible durante décadas por lo cual no fue posible obtener más información sobre esta especie.

Fue hasta agosto de 2004, que una expedición de la Fundación ProAves, liderada por el Dr. Niels Krabbe, miembro del Consejo de ProAves, emprendió después de más de 50 años, el primer estudio de aves en el macizo más alto de la Cordillera Occidental, en el Páramo del Sol (también conocido como Páramo de Frontino), en el municipio de Urrao, Antioquia – 70 km SSO de Páramo de Paramillo. Los resultados de esta expedición fueron alentadores y muy importantes, arrojando resultados tan importantes como el redescubrimiento del Colibri del Sol (Coeligena orina) originando de esta forma el establecimiento por ProAves de la Reserva Natural de las Aves Colibrí del Sol, la cual protege a perpetuidad una zona crítica de bosque montano y páramo en el Páramo del Sol.

Durante esta expedición, Niels Krabbe, considerador a nivel mundial como uno de los principales expertos en el género Scytalopus, realizó grabaciones en la Reserva Colibri del Sol que constituyó la base para permitir una mejor revisión de las especies en todo su rango. Trabajando en colaboración con el Dr. Daniel Cadena, de la Universidad de Los Andes, en Bogotá, examinaron las relaciones filogenéticas y los patrones de variación genética dentro de la especie y otros Tapaculo usando secuencias de ADN.

El 9 de febrero, Niels Krabbe y Daniel Cadena publicaron en Zootaxa, una revisión de la especie Tapaculo Páramuno, que ahora está compuesto por múltiples taxones (tres linajes diferenciados), incluyendo una nueva subespecie – Scytalopus androstictus opacus del sur de Ecuador y el Perú septentrional. El nombre original “Tapaculo Páramuno” ha cambiado a ” Tapaculo de Paramillo” (Scytalopus canus); ahora, el cual sólo se conoce dentro de un ámbito muy restringido en Páramo de Paramillo y el Páramo del Sol. La subespecie Scytalopus canus opacus se le ha dado rango de especie y recibió el nombre de Páramo Tapaculo (Scytalopus opacus) que vive en los Andes del Norte de Colombia, Ecuador y Perú.

El rango restringido del Paramillo Tapaculo, es conocido por que su hábitat se localiza en una estrecha franja de vegetación (monte bajo, árboles raquíticos y los bosques de polylepis), situada entre los bosques montanos y pastizales de páramo, la cual cuenta con tan solo algunos cientos de metros de ancho, en ambos Páramos, Páramo del Sol y Páramo de Paramillo. Si bien es localmente común, la superficie estimada de hábitat adecuado para la especie en ambas áreas es 3 km cuadrados. Sólo el 0,1 km2 actualmente una porción de esta franja se en encuentra protegida en la reserva Colibrí del Sol, pero desafortunadamente en la actualidad y debido al fenómeno del niño ambos Páramos, Páramo del Sol y Páramo de Paramillo sufren una grave sequía; fue así como recientemente un incendio accidental iniciado por excursionistas a finales de enero destruyó una gran área de hábitat de esta especie en el Páramo del Sol. Las sequías extremas relacionadas con El Niño, además de los futuros impactos derivados del cambio climático, presentan riesgos graves para la supervivencia de esta especie y su frágil hábitat.

Dada la extensión estimada de aparición del Tapaculo de Paramillo, la disminución observada y la calidad del hábitat, ProAves considera que probablemente, el Tapaculo de Paramillo merece el estatus de en Peligro Críticio (CR) de la UICN, con esfuerzos inmediatos para evaluar su población y aplicar medidas para ayudar a su supervivencia y conservación.

Para ver las primeras y únicas fotos del Paramillo Tapaculo y su ubicación, en la Reserva ProAves, visita Flickr.