Fundación ProAves – por las aves y su hábitat en Colombia

  • Español
  • Inglés
  • Español
  • Inglés

Gonzalo Cardona Molina, atesorando recuerdos con las aves

  • Español
  • Inglés

Gonzalo ha estado con la Fundación ProAves desde su creación en 1998, por este motivo se llena de felicidad al decir que es “el más antiguo del equipo en este momento”. Desde hace 22 años cuando ProAves llegó a Roncesvalles, Tolima, lugar de nacimiento de Gonzalo, con el sueño de salvar al loro orejiamarillo de su extinción en Colombia, él empezó a ayudar con el monitoreo de la especie en la región. 

Desde el primer censo que se realizó en Colombia, con 80 individuos del loro orejiamarillo, hasta el día de hoy, Gonzalo ha estado trabajando con la especie, por este motivo se enorgullece de decir que es “la persona que más sabe del pájaro en el mundo”. 

Actualmente Gonzalo es Coordinador de la Reserva ProAves Loros Andinos. Sus funciones van cambiando dependiendo el día y la temporada. “Me toca hacer censos en las zonas de migración, revisar los linderos, estar pendiente de que no se entre gente a la Reserva, charlar con la comunidad”, dice Gonzalo. 

Gonzalo antes trabajaba como administrador de fincas ganaderas en la región, pero desde que empezó a trabajar con la Fundación nació su amor por las aves y le agradece porque le enseñó “que uno tiene que apreciar el medio ambiente. Esas cosas las va a llevando uno en el corazón”. Agrega que “si nosotros no cuidamos el planeta, se va a acabar, así que tenemos que tener un sentido de pertenencia y empezar a querer y trabajar por la conservación, que es lo más bonito”.

Gonzalo cuenta que ha atesorado muchos momentos valiosos trabajando en ProAves; uno de  ellos es un viaje a Santa Marta que realizó todo el equipo de la Fundación para ir a protestar en contra de la tala ilegal que se estaba realizando en la región. “Yo nunca me había subido a un avión, por lo que fue un momento muy lindo”.

Uno de los retos más grandes para Gonzalo ha sido trabajar con la comunidad, ya que a veces las personas no lo han recibido como él esperaba, pero ha aprendido a tratarlas y seguir luchando por la conservación. 

ProAves agradece inmensamente a todos y cada uno de los guardabosques por su compromiso y gran labor; ellos son los guardianes y voces de nuestras Reservas. ¡Muchas gracias!