Fundación ProAves – por las aves y su hábitat en Colombia

  • Español
  • Inglés
  • Español
  • Inglés

Medardo Roberto García: proteger y cuidar su entorno, su gran motivación

  • Español
  • Inglés

Medardo es oriundo del municipio de Túquerres, en el departamento de Nariño. Él, desde hace tres meses disfruta su segunda oportunidad de ser guardabosques con la Fundación ProAves. En una primera ocasión, trabajó por cuatro años. Desde entonces, es el héroe de la conservación de aves y especies de la Reserva ProAves El Pangán.

Su día a día trasciende con el paisaje de su entorno, la belleza mística del espacio coloreado por la naturaleza y sus animales. Desde muy temprano se encarga de sus quehaceres los cuales asume con amor. Desde el mantenimiento de la cabaña, el aseo del lugar y el cuidado de la Reserva, hacen de Medardo, un hombre que ama lo que hace, y eso lo demuestra en cada palabra que entrega, con algo de timidez, al hablar de su segundo hogar, la Reserva ProAves El Pangán.

Antes de ser guardabosques, Medardo se dedicaba a trabajar en logística de empresas de construcción de vías y mantenimiento de oleoductos. En su ahora, el proteger y cuidar su entorno, es su gran motivación. “No se deben matar los animales y las aves, son lo más lindo que hay en el planeta, y uno debe conservarlas”.

Y es frente a su anterior llamado, que el héroe de la Reserva ProAves El Pangán, reitera que: “debemos conservar toda la Reserva, porque es un paisaje que no siempre se podrá ver. Es muy bonito poder ver los animales, como los venados, que son especies que uno se encuentra en el camino”.

Y es en el camino hacia la Reserva en donde Medardo se ha llevado grandes sorpresas, algunas de ellas orquestadas por reptiles. “En un día dos serpientes intentaron morderme, pero no pasó nada. Al final, solo fue un gran susto”.

El reto que tiene desde que está en la Fundación, aparte de conservar los bosques del sur del país en el piedemonte del Pacifico nariñense, es el poder atender de buena manera a las personas que llegan a la Reserva. “En la época de lluvia, el transporte es complejo y por eso nos toca caminar mucho y sobrellevar algunos obstáculos, como la creciente de los ríos, para recibir de buena manera a los visitantes”.

ProAves agradece inmensamente a todos y cada uno de los guardabosques por su compromiso y gran labor; ellos son los guardianes y voces de nuestras Reservas. ¡Muchas gracias!