Fundación ProAves – por las aves y su hábitat en Colombia

  • Spanish
  • English
  • Spanish
  • English

Uniendo fuerzas con la conservación

7 July, 2005

  • Spanish
  • English

La religión une fuerzas con la conservación: celebración del Domingo de Ramos, Palma de Cera y el Loro Orejiamarillo


La euforia de descubrir una población de Loro Orejiamarillo Ognorhynchus icterotis en el oeste de Colombia, fue efímera cuando nuestras peores pesadillas se realizaron al ver miles de personas que ondeaban ramos hechos con los cogollos de las Palmas de Cera (Ceroxylon quindiuense) para llevarlas a la iglesia, en una soleada mañana de Domingo de Ramos de 2001. Las Palmas de Cera -la palma más alta del mundo y una especie en peligro de extinción- había sido talada por centenares para proveer de “ramos” a las procesiones de Domingo de Ramos y para adornar las Iglesias a lo largo de los Andes colombianos. Desafortunadamente, el gravemente amenazado Loro Orejiamarillo es dependiente de la Palma de Cera para anidar, dormir y forrajear, así que la supervivencia de los Loros esta indisolublemente unida a la situación de la Palma de Cera.

Detrás de los ramos de Palma que estaban siendo ondeados orgullosamente por la mayoría de la muchedumbre de 2000 personas que estaban en la procesión de Domingo de Ramos en 2001 estaba la masacre de más 100 Palmas de Cera. Dado que en esta localidad hay menos de mil Palmas de cera maduras, esparcidas por toda la región, su supervivencia y la del Loro Orejiamarillo parecía remota. Al estar allí el equipo del Proyecto Ognorhynchus supimos que teníamos que actuar rápida y eficazmente para evitar una catástrofe inminente para la Palma de Cera y el Loro Orejiamarillo. Allí entonces y con los dientes rechinados de determinación, el equipo del proyecto hizo un pacto para hacer todo lo posible para evitar ver otro ramo de Palma de Cera en un desfile.

¿Pero cómo cambiar los siglos de tradición de esta vieja costumbre de la Iglesia católica para celebrar el Domingo de Ramos? Aunque Las leyes nacionales estaban de nuestro lado, nosotros teníamos que cambiar la mentalidad fundamental de la comunidad y, críticamente, ganar el apoyo de la Iglesia católica. Así el equipo del Proyecto, conformado por Alex Cortés, Pablo Flórez, José Castaño, Marcela Vargas y Gustavo Suárez inmediatamente desarrollaron un plan de acción con el soporte de la Fundación Loro Parque para cambiar la actitud de las personas que están alrededor de las áreas de anidación y forrajeo del Loro Orejiamarillo.

Después del Domingo Ramos 2001, el Proyecto hizo grandes saltos hacia la conservación del Loro y la Palma contribuyendo a un taller nacional para la conservación de Palma de cera, se realizo un muy exitoso “Festival Mundial de la aves” que fue presentado en la televisión regional, y se estableció una intensiva campaña de educación ambiental, incluyendo la fundación de un grupo ecológico llamado “Amigos de Naturaleza” que rápidamente creció a más de 100 estudiantes. En la Investigación los éxitos eran igualmente impresionantes, con la ubicación de los sitios de Dormidero comunal y anidación se identifico una población total de 277 Loros -dos terceras partes de la población global! Claramente, era mucho lo apostando para el Domingo de ramos en lo referente a la protección de la fortaleza de los Loros.

Todavía, cuando nos acercamos al Domingo Ramos en Marzo de 2002, un desalentador obstáculo final parecía intransitable…la Iglesia católica en el área del estudio era renuente a cambiar la tradición de usar Palmas de Cera, aunque es algo ilegal, y a tener otras alternativas como, ramas de árboles, caña brava, flores, globos y algunas otras especies de palma (similares a Ceroxylon). Después de meses de discusiones infructuosas con la Iglesia nuestra campaña parecía estar condenada a fracasar. Así con solo algunas semanas, dimos el último esfuerzo haciendo mas intensiva la campaña para así conseguir el apoyo de la comunidad y convencer a las autoridades de la Iglesia de la importancia de proteger y celebrar el árbol nacional de Colombia – la Palma de Cera.

Con el apoyo de Conservación Internacional, nos embarcamos en una campaña de publicidad nacional y regional que incluyo transmisiones de radio, presentaciones y advertencias por televisión y artículos en los periódicos nacionales e internacionales. La campaña capturo el interés nacional, e incluso llegó a tener cobertura global, particularmente a través de los medios de comunicación de la comunidad Cristiana. Pero los frutos del trabajo y acción a nivel local fueron críticos, sobre todo lo hecho por niños y jóvenes “Amigos de Naturaleza” grupo que emprendió numeroso tareas para educar a la comunidad, desde distribuir y explicar afiches acerca de la Palma y el Loro hasta conciertos musicales y obras de teatro.

Ilustrar acerca del problema a la policía local tuvo éxito, ya que ellos activamente se pronunciaron sobre su deber de apoyar la prohibición de dañar las Palmas de Cera. También, la Corporación ambiental regional Corantioquia apoyó fuertemente nuestros esfuerzos pagando el Jornal de trabajo a 15 hombres que normalmente cortaban y vendían cogollos de Palmas de Cera durante el Domingo de Ramos, para que ellos plantarán Palmitas de Cera en las áreas de forrajeo del Loro.

Con solo días antes del Domingo de Ramos y con un gran apoyo de la comunidad, la Iglesia católica, particularmente dirigida por el Párroco Mario Agudelo, cambió su posición para así apoyar activamente las alternativas que remplazaran al Ramo de Palma de Cera. Con la bendición de la Iglesia, proporcionamos más de 2500 globos (2000 para los niños y 500 que adornan la ruta de la procesión), 2000 ramas del árbol (de las plantas de café, Eucalipto, Pino), flores, y unas 500 plantulas de palma de Táparo (Attalea sp). Sin embargo, la alternativa con mayor acogida fueron las 600 plantulas de Palma de Cera dada como regalo para que las personas plantarán después de la procesión en casa.

En Marzo 24 de 2002, cerca del doble de personas participaron en la procesión del Domingo Ramos, especialmente más niños. Sólo cuatro ramos de palma de cera (de una la palma talada) fueron encontrados y decomisados por la policía, así ni una solo ramo de palma de cera estuvo en la procesión de 5000 personas! Un triunfo para la Palma de Cera, para el Loro Orejiamarillo y para la Iglesia católica. Además nuevas Palmas fueron sembradas en el pueblo, y muchos más plantadas en el campo. ¡Ciertamente, el Domingo de Ramos este año era un excelente día para celebrar!

La campaña fue un exitoso ejemplo de cómo la educación ambiental y el aprovechamiento de la capacidad operativa de la comunidad pueden llevar a cambios reales y a realizar positivas acciones de conservación hechas por la misma comunidad, incluso ante los centenares de años de tradición. Fundamental para este cambio fueron los niños del pueblo y la Iglesia católica. Sin embargo, después de la procesión tuvimos noticias de descontento de algunas personas mayores que no estaban de acuerdo con la ausencia de la Palma de Cera y estaban determinadas a volver a las viejas tradiciones el próximo año. Sombra que también esta en otras partes de los Andes colombianos. Todavía Palmas de Cera están siendo masacradas para las procesiones del Domingo de Ramos. Aunque nuestra preocupación por la Palma todavía es muy real, somos ahora optimistas de que una nueva tradición sin amenazar la Palma de Cera, si es posible.