Fundación ProAves – por las aves y su hábitat en Colombia

  • Español
  • Inglés

Cámaras trampa revelan gran biodiversidad en Reservas ProAves

12 febrero, 2021

  • Español
  • Inglés

Pumas (Puma concolor), Jaguares (Panthera onca), Osos andinos (Tremarctos ornatus), Perdices santandereanas (Odontophorus strophium) y Tinamúes (Nothocercus bonapartei) han sido captados por las cámaras trampa instaladas en la Reserva ProAves Reinita Cielo Azul y en la Reserva ProAves El Jaguar. La presencia de estas especies muestra las sanas condiciones y el gran valor biológico de las áreas protegidas de la Fundación.

La Reserva ProAves Reinita Cielo Azul, ubicada en el municipio de San Vicente de Chucurí, departamento de Santander, es un corredor de conservación por lo que garantiza la viabilidad de la diversidad biológica. Por medio de estos pasajes, transitan libremente diferentes especies de animales. 

Uno de los que más sorprende es el Oso andino, conocido también como Oso de anteojos, ya que al ser una especie sombrilla, su presencia indica que el ecosistema se encuentra en buen estado de conservación. Además, es considerado como el jardinero de los bosques altoandinos puesto que dispersa semillas sobre grandes superficies, contribuyendo a la regeneración de estos ecosistemas. Es una especie muy importante que ayuda a la protección de otros animales silvestres y hábitats.

Asimismo, la Reserva ProAves El Jaguar, ubicada en la zona oriental de Colombia en el municipio de Mapiripán, departamento del Meta, es de gran interés para la conservación debido a que la fauna y la flora que allí habita presenta una gran densidad de especies con facilidad de observación, entre estas especies encontramos al Delfín Rosado del Amazonas o Boto (Inia geoffrensis), el Tapir (Tapirus terrestres), la Nutria gigante de río (Pteronura brasiliensis), entre otros.

Cámaras trampa como medio de investigación

Como parte de su estrategia de investigación, la Fundación ProAves monitorea por medio del foto trampeo, desde hace varios años, a la fauna silvestre presente en las áreas de conservación de sus 28 reservas. Las cámaras trampa, las cuales se instalan normalmente en árboles, permiten el registro de todos los movimientos y comportamientos de los animales en un sector determinado, durante 24 horas seguidas. 

De esta forma, ProAves ha podido evaluar el estado de las poblaciones de aves y mamíferos que habitan en sus reservas y registrar sus patrones de comportamiento y sus actividades: forrajeo, áreas del forrajeo, sistemas sociales y partición de nicho, comportamiento alfa, uso de hábitat y corredores.