Arriba
X

El guardián del bosque andino y los páramos

                     

El Oso de Anteojos, también llamado el jardinero del bosque, una especie endémica de Suramérica y en estado vulnerable de extinción según la UICN.

En el mes para la protección del Oso Andino, es importante recordar los grandes beneficios que aporta para nuestros ecosistemas, una especie sombrilla que ayuda a la protección de otros animales silvestres y ecosistemas que proveen agua.
El Oso de Anteojos, cumple una función muy importante dentro de los bosque que habita, es un gran dispersor de semillas, contribuye a la regeneración de ecosistemas y ayuda a los procesos de fotosíntesis gracias a que hace sus nidos en los árboles, lo que permite el paso de luz a diversas plantas. Sus principales amenazas son:

  • La pérdida de hábitat
  • La cacería
  • La implementación de actividades productivas y extractivas.

Desde la Fundación ProAves contribuimos a la conservación de esta emblemática especie en 9 de las 28 Reservas Naturales: RNA Colibrí del Sol, RNA El Paujíl, RNA Giles Fuertesi, RNA Loros Andinos, RNA Loro Orejiamarillo, RM El Mirador, RNA Arrierito Antioqueño, RNA Reinita Cielo Azul y RNA Gorrión de Andivia. En ellas, hemos registrado su presencia, un maravilloso indicador sobre el estado de estos ecosistemas.

Acá te compartimos un registro de una cría de Oso de Anteojos en la Reserva Natural de las Aves Arrierito Antioqueño en el municipio de Anorí, Antioquia.