Fundación ProAves – por las aves y su hábitat en Colombia

  • Español
  • Inglés
  • Español
  • Inglés

Registro de cuco faisán en la Reserva ProAves El Jaguar

25 junio, 2020

  • Español
  • Inglés

El monitoreo de fauna silvestre es una actividad de gran relevancia en las Reservas ProAves, pues permite no solo conocer las especies que habitan en cada una de ellas, sino, además, conocer aspectos sobre su ecología y reproducción; igualmente, permite conocer los cambios en el tiempo de las comunidades en especial de aves, por la llegada y partida de las especies migratorias tanto continentales como locales, además el cambio en las poblaciones de las especies de interés, siendo esto un indicativo de la recuperación o decrecimiento de las poblaciones, conocimiento necesario para desarrollar medidas de manejo y conservación. 

El monitoreo se hace en forma directa mediante recorridos de avistamiento, para lo cual ProAves capacita a los guardabosques en la identificación de las especies de la región, en el uso de guías de fauna y en el manejo de aplicativos para registrar la información de los avistamientos. También se ha dotado a los guardabosques con equipos y elementos necesarios como binoculares, guías de fauna, celulares smartphone, cámaras digitales y listados de las especies de la Reserva donde se desempeña.  

El monitoreo de fauna mediante recorridos de avistamiento se hace, al menos, un día a la semana en cada una de las Reservas ProAves, teniéndose definido que en forma sistemática se realice los viernes en las horas de la mañana en todas las Reservas. El monitoreo se concentra especialmente en las aves, que en general es el grupo de vertebrados más fácil de observar en los ecosistemas; este se hace mediante el uso de binoculares y cámaras digitales y se registra en el aplicativo e-Bird desarrollado por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell. 

Esta labor empieza a mostrar sus frutos, pues cada vez se tienen más y mejores registros en cada Reserva; además, se van cualificando a los guardabosques, que son personas de cada región, en la identificación y registro de las especies. Fue así como uno de los guardabosques de la Reserva ProAves El Jaguar, ubicada en el municipio de Mapiripán en el departamento del Meta, efectuó un primer registro del cuco faisán (Dromococcyx phasianellus) en esta Reserva. Esta era una especie que él nunca había observado; además, logró fotografiar un individuo. Al verificar su identificación y darse cuenta que no estaba incluida en el listado de aves de la Reserva, hizo la anotación a la Fundación.

Este registro se convierte no solo en una adición a las especies de aves de la Reserva, sino también en una extensión significativa del rango de distribución de esta especie. El cuco faisán es una especie de bosque, en general, difícil de observar debido a que es habitante del suelo y que rara vez sube a los árboles ya que huye a la presencia del hombre. En el país esta especie se distribuye en varias regiones, incluido el piedemonte de la Cordillera Oriental en los Llanos Orientales (ver mapa), pero no se tenían registros para una región al oriente de la Orinoquía donde se ubica la Reserva ProAves El Jaguar. 

El cuco faisán, aunque no está catalogada como una especie amenazada de extinción, es de gran valor para el aviturismo, debido a que es una especie de gran belleza y difícil de observar, volviéndose casi un reto su búsqueda y avistamiento para fotógrafos y observadores. 

Para ProAves es una gran fortuna poder conservar esta y muchas más especies de las aves del país en la Reserva El Jaguar, donde se protegen los ecosistemas de la transición entre las llanuras del Orinoco y la selva amazónica. 

La Fundación ProAves agradece a Permian Global por su apoyo y contribución a la conservación de estos habitáts de gran importancia en Colombia.