Fundación ProAves – por las aves y su hábitat en Colombia

  • Español
  • Inglés
  • Español
  • Inglés

Urgencia ambiental: Guardabosques de ProAves está desaparecido

11 enero, 2021

  • Español
  • Inglés

Gonzalo Cardona Molina, Coordinador de la Reserva ProAves Loros Andinos y guardián del Loro orejiamarillo, fue reportado como desaparecido desde el pasado 8 de enero. La última vez que se le vio fue en la vereda La Unión, en el departamento del Valle del Cauca, en el camino que conduce de Barragán hacia Roncesvalles. Hasta el momento la Fundación no ha recibido ninguna noticia de él. 

ProAves hace un llamado urgente a las autoridades pertinentes para que lo ubiquen sano y salvo, asimismo, insta a toda la comunidad y organizaciones de la región a que notifiquen cualquier información que se tenga de su paradero.

Gonzalo ha estado vinculado con ProAves desde 1998. Desde hace 23 años cuando ProAves llegó a Roncesvalles, departamento de Tolima, lugar de donde es oriundo Gonzalo, con el sueño de salvar al Loro Orejiamarillo (Ognorhynchus icterotis) de su extinción en Colombia, él comenzó a trabajar por la conservación de la biodiversidad de su municipio, labor que ha cumplido con gran vitalidad y rigor hasta la fecha.

El actual Coordinador de la Reserva ProAves Loros Andinos, ubicada en la vereda La Yerbabuena en Roncesvalles, ha centrado sus intereses y sus esfuerzos en proteger al Loro Orejiamarillo, por lo que se enorgullece en decir que es “una de las personas que más conocimiento tiene de esta especie en Colombia”; además, es un experto en la regeneración de la Palma de cera (Ceroxylon quindiuense), árbol nacional.

Durante más de dos décadas, él ha apoyado a ProAves en expediciones, censos y monitoreos que han aportado a la historia natural del Loro Orejiamarillo y de otros loros andinos. Igualmente, ha acompañado con su sello de alegría y espontaneidad durante todo este tiempo a los visitantes del páramo de La Yerbabuena, lugar donde la Fundación ejerce fuertes labores de conservación a través de su área protegida. Gonzalo siempre nos ha inculcado su amor incondicional por la naturaleza y nos ha enseñado que “uno tiene que amar el medio ambiente, esas cosas las va llevando uno en el corazón”.