Fundación ProAves – por las aves y su hábitat en Colombia

  • Español
  • Inglés
  • Español
  • Inglés

Holocausto ecológico: Serranía de San Lucas

10 mayo, 2011

  • Español
  • Inglés

Martes 11 de agosto de 2009.

La Serranía de San Lucas es un gran macizo de 110 Km., cubierto completamente por bosques tropicales y andinos. Esta formación geológica se encuentra aislada de las Cordilleras Andinas y está ubicado en el Sur de Bolívar emergiendo desde casi el nivel del mar hasta los 2.300 metros.

Increíblemente, este gran macizo aún es muy desconocido biológicamente, excepto por investigadores de ProAves durante los años 1999 y 2001. El estudio se realizó en hábitats entre 200 hasta los 1.400 metros de elevación. Durante este estudio se obtuvo un registro de 374 especies de aves, reportándose un total de 11 especies amenazadas de extinción. Así mismo, reportamos una considerable concentración de mamíferos amenazados, como el Oso de Anteojos y por lo menos 5 especies de micos, entre otros.

Es claro que los resultados preliminares del estudio resaltan la importancia global de la Serranía de San Lucas para la diversidad biológica, de igual forma el estudio concluyó con indicaciones sobre la existencia de un gran número de especies de flora y fauna desconocidos completamente para la ciencia en la zona alta de la Serranía. Por esta razón, la zona fue declarada en el 2005 como un área de importancia mundial para su conservación: Área Importante para la Conservación de las Aves (IBA), basado en la información realizada durante los estudios mencionados.

Hoy día, la Serranía de San Lucas es indudablemente el área menos conocida y más interesante para aves y otros grupos en Latinoamérica, ya que durante las expediciones se encontraron especies nuevas para la ciencia en ranas y algunas especies de aves aún no descritas. Este macizo puede ser considerado como una isla de especies de flora y fauna desconocidas para la ciencia.

La Teta de la Serranía de San Lucas, una montaña de más de 2,300 metros de alto con bosque montañoso, completamente aislada de las tres Cordilleras de Colombia, es la última frontera para la ciencia natural en Colombia.

En la actualidad, lastimosamente, la Serranía de San Lucas se encuentra inmersa en una crisis ambientalmente inimaginable, paradójicamente siendo víctima de su propia riqueza en oro y madera. En los últimos años, los problemas de orden público limitaron en alguna forma la extracción de sus recursos de forma artesanal.

Sin considerar la importancia para la biodiversidad y sin estudios sólidos sobre los impactos ambientales, se han concedido de forma desbordada títulos mineros a las grandes multinacionales para la extracción de oro, empresas como ANGLO GOLD ASHANTI de Sur África entre otras. Estos títulos otorgados les da el derecho a estas empresas para extraer el oro y de paso destruir casi toda la Serranía de San Lucas.

Mapas de la Serranía de San Lucas con cubierta boscosa (verde obscuro), sin bosque (gris) y deforestación reciente (verde pálido) y en el mapa derecha, los títulos mineros en rojo. Fuente: Ingeominas 2009.

Definitivamente “entregar” la Serranía de San Lucas de esta forma a las multinacionales mineras es una irresponsabilidad la cual termina convirtiéndose en verdadero holocausto ecológico. La Serranía de San Lucas es una joya verde que debería de ser motivo de orgullo para Colombia y el mundo. Desafortunadamente, ninguna de las empresas mineras ni apoyan ni les interesa la protección de la biodiversidad en la región y tristemente, es así como hoy no hay ni una sola hectárea protegida en todo el territorio de la Serranía de San Lucas.

Actualmente, de un millón de hectáreas de la cobertura boscosa original, tristemente solo sobreviven menos de 120,000 hectáreas y de seguir el actual proceso de deforestación se estima que en tan solo ocho años no existirá ningún gran bloque de bosque continuo en la región. Las consecuencias de perder un millón de hectáreas de bosque sobre la cuenca del Río Magdalena y la destrucción de la tierra, son incalculables y desastrosas, por ejemplo, con más eventos climáticos extremos nos estamos acercando a una catástrofe impredecible para todas las comunidades que viven a lo largo de toda la zona inundable del Río Magdalena hasta Barranquilla.

Paradójicamente, después de haber sido entregada la Serranía de San Lucas a las grandes multinacionales, el pasado 31 de Julio del 2009 se desarrolló, en la ciudad de Cartagena, un taller sobre Prioridades de Conservación de la biodiversidad. Taller de “Objetos de Conservación Serranía de San Lucas-Bolívar”, enmarcado dentro del tema: Planeación y Desarrollo Sostenible liderado por el Ministerio de ambiente, vivienda y desarrollo territorial, The Nature Conservancy (TNC), y World Wildlife Fund (WWF), donde se reunieron expertos de los diferentes grupos biológicos, IDEAM y Fundación Ecohábitat, entre otras con ProAves. Todos los expertos coincidimos en la gran importancia biológica y ambiental que representa la Serranía de San Lucas para Colombia y el mundo. Unas de las principales conclusiones de la reunión fue el hecho de ser declarado un gran vacío de información biológica y de conservación debido a la falta de estudios sobre la biodiversidad existente y la inminente preocupación por la falta de áreas protegidas de carácter nacional o privado.

Lastimosamente, el estado Colombiano no ha mostrado interés en la conservacion de la región, probablemente debido a que la región fue comprometida a las multinacionales mineras. La única sugerencia que se resaltó en dicha reunión fue la posible formación de una “Reserva Forestal”, pero para todos es claro que ésta idea no asegura la protección de los recursos naturales debido a que esta figura de conservación no tiene potestad sobre el subsuelo.

Tanto la conclusión como la realidad es triste, la Serranía de San Lucas con su biodiversidad única y su importante función como ecosistema para toda Colombia, está en vía de extinción.

Para fotos de la Serranía de San Lucas ver ProAves en Flickr

Ver el Informe publicado por ProAves sobre la biodiversidad de la Serranía de San Lucas.